Filosofía del Bitcoin

Veamos de forma fácil por qué nació el bitcoin, con qué idea.

Actualmente nuestro dinero «está» en los bancos. Está, entre comillas, porque realmente no está. El banco no tiene una caja con nuestro nombre y ahí dentro los euros o la divisa que sea de cada uno de nosotros.

Si tu cobras tu nomina a principio de mes y pagas tus recibos, los bancos de tu empresa, el tuyo y el de tus acreedores hacen apuntes en sus libros de cuentas diciendo que tu empresa te ha pagado la nómina y que tú has pagado tus recibos, pero no tienen dinero guardado (euros o lo que sea) que sea de tu empresa o tuyo ni lo mueven físicamente de un banco a otro. Todos estos pagos se basan únicamente en que el banco apunta los movimientos y todos confiamos en que eso es cierto.

Así que si el dinero realmente no está ahí físicamente y todo se basa en que hay una entidad de confianza (el banco) que apunta todos esos movimientos, realmente ese dinero «no existe» y sólo tiene valor porque confiamos en los bancos. De hecho, si todos los comercios aceptaran pagos con tarjeta incluso para las más pequeñas cantidades, no veríamos el dinero físico en ningún momento.

Y con esta idea nació bitcoin:

Por un lado, una moneda virtual o criptomoneda. No existe realmente y la idea es que la gente la acepte como pago por las cosas. Es exactamente lo mismo que está pasando con los euros, cada vez son más «virtuales» y solo valen porque la gente los acepta com pago.

Por otro lado, un mecanismo fiable que indique cuánto tenemos cada uno y que pagos o transacciones hacemos, pero con la idea de mejorar lo que actualmente nos ofrecen los bancos y así no necesitarlos como entidades de confianza. Pegas de los bancos:

  • Los bancos no son 100% fiables, siempre hay personas detrás que pueden cometer algún tipo de fraude con nuestro dinero y hacernos perderlo si supera cierta cantidad que está garantizada a su vez por otro banco.
  • Los bancos requieren que te identifiques y en determinadas circunstancias pueden bloquear tu cuenta, con un motivo más o menos justificado y no dejarte acceder a tus fondos.
  • Las operaciones bancarias solo pueden realizarse a determinadas horas del día, normalmente días laborables. Si haces una transferencia un viernes por la tarde, posiblemente no llegue a destino hasta el lunes siguiente por la tarde.

Y el mecanismo fiable de bitcoin para resolver estos problemas y anotar todo el dinero que tenemos y las transacciones que hacemos es la famosa blockchain. No nos vamos a meter en detalles técnicos, pero sí a contar cómo soluciona los puntos anteriores. Entiende la blockchain como una base de datos de ordenador, diseñada especialmente para eso, guardar quién tiene el dinero, cuánto tiene y qué transacciones hace con él.

Para evitar que haya un organismo central (banco o cualquier otro), que tenga el control de esa base de datos, es una base de datos que corre actualmente en miles de ordenadores de gente normal, como podría ser tu ordenador o el mío. Cuando alguien hace una transacción, todos esos ordenadores deben almacenar la transacción, habiendo miles de copias de dicha transacción en miles de ordenadores repartidos por todo el mundo y además tienen que comunicarse entre ellos para confirmar que todos están de acuerdo en la transacción y que tienen los mismos datos. Cada ordenador tiene una copia completa de todas las transacciones.

¿Y cómo haces que la gente colabore con sus ordenadores para esto?. Pues ofreciendo recompensas. Cuando alguien hace una transacción, hay que encriptarla de una forma compleja antes de meterla en la base de datos. Todos los ordenadores compiten entre ellos para ver quién es el que es capaz de hacer la encriptación antes. El que lo consigue primero, pide validación a todos los demás de que está correctamente encriptada y si es así, dicha transacción se copia en todos los ordenadores y el propietario del ordenador que consiguió encriptarlo antes recibe una recompensa en bitcoins. Solo un detalle adicional, quizás un poco más técnico. La encriptación no es solo seguir un algoritmo de encriptación, tiene una parte importante de ensayo y error. Se parece más a resolver un acertijo a base de probar respuestas al azar que a ver quién echa cuentas más rápido.

Estos son los famosos mineros de bitcoin. Ponen su ordenador al servicio de la blockchain, cuanto más potentes sean los ordenadores más probabilidades tienen de resolver el acertijo los primeros y recibir la recompensa. Y justo por lo de que hay una parte importante de ensayo y error, el tener el ordenador más potente no garantiza que encuentres antes la solución, sólo que tienes más probabilidades porque puedes probar más posibles respuestas en menos tiempo. Pero puede sonar la flauta de que un tío con un ordenador poco potente acierte pronto y se lleve la recompensa, poco probable, pero posible.

Y este mecanismo distribuido de encriptado complejo y distribuido entre miles de ordenadores es el que hace que la blockchain sea muy fiable, prácticamente inhackeable. Si alguien quiere modificar un apunte o meter una nueva anotación falsa, tiene o bien que hackear a los miles de ordenadores para que todos estén de acuerdo o bien modificar todas las copias que tienen todos ellos.

Por otro lado, la gente que tiene bitcoins no necesita identificarse con nombres, apellidos y foto. A las personas que tiene bitcoin se les asignan dos claves. Una es pública, es la que ve todo el mundo y es la que utiliza la blockchain para asociarla a tus bitcoins. Es equivalente al número de cuenta de un banco tradicional, quien quiera transferirte bitcoins debe saber esa clave y con esa clave se puede consultar cuantos bitcoins tiene el propietario. La única diferencia con un banco tradicional es que nadie te pide ningún dato para darte esa clave, basta bajarse un programa de ordenador, ejecutarlo y ese mismo programa te da la clave.

Y la segunda clave que te dan es la privada. Esa te la guardas tú (o tu ordenador) y es la que te sirve para poder enviar dinero desde tu cuenta a otras cuentas o hacer pagos. Es equivalente a las claves que te piden los bancos on line para poder entrar en tu cuenta y hacer operaciones. Las claves privadas normalmente ni las ves, las sabe el programa que te has instalado en el ordenador. De aquí quitar un mito, tus bitcoins no están en tu ordenador o en tu pendrive. Tus bitcoins están en la blockchain, en los ordenadores de los miles de mineros. En tu ordenador o en tu pendrive sólo está la clave privada que te permite acceder a ellos.

Así que con este mecanismo se resuelven los problemas de los bancos tradicionales:

  • Son algoritmos de ordenador corriendo en miles de ordenadores todos de acuerdo. Es difícil que una persona mal intencionada pueda hacer ningún tipo de trampa, extraer fondos, etc. El único riesgo es que esa persona mal intencionada sea capaz de robar a una persona concreta sus claves privadas, accediendo a su ordenador. Pero es el mismo riesgo que tenemos si alguien descubre el pin de nuestra tarjeta de crédito o nuestras claves de banco. En ningún caso puede hacer trampas accediendo directamente a la base de datos del banco.
  • No tenemos que identificarnos. Todo el mundo puede ver nuestra clave pública, pero nadie sabe que es nuestra. Así que si alguien quisiera bloquearnos las cuentas a nosotros, tendría primero que saber cual es nuestra clave pública y luego quizás por orden judicial, pedirnos o quitarnos las claves privadas. Pero no existe el concepto de bloqueo de cuenta en la blockchain.
  • Y las operaciones son instantáneas, solo unos minutos, lo que tarden los mineros en resolver el acertijo, y se pueden hacer todos los días a cualquier hora del día, los ordenadores de los mineros están siempre encendidos.

Resumiendo, tiene muchas ventajas frente a bancos tradicionales: seguridad, descentralización y anonimato. La única pega al inicio es que la gente aceptara el bitcoin como dinero o para hacer pagos, sobre todo que fuera lo suficientemente interesante como para que alguien quiera convertirse en minero, pero cada vez se está demostrando que sí, que la gente lo está aceptando. Un bitcoin vale a día de hoy algo más de 38000€ y cada vez hay más tarjetas de crédito que convierten automáticamente bitcoins a euros/dólares para pagar en las tiendas y mineros hay unos 260000 actualmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.