Riesgos de invertir en Criptomonedas

Parece que la inversión en criptomonedas es una buena idea, todos hemos oído hablar de gente que compró en su día bitcoins y se ha hecho rica de un día para otro.

Sí, es cierto, hay gente que le ha pasado eso, pero también lo contrario, gente que ha perdido todo su dinero. La inversión en criptomonedas lleva muchos riesgos asociados y es conveniente saberlos y tomar todas las precauciones posibles.

El primero es el que todo el mundo sabe, las criptomonedas son muy volátiles, hoy valen 1000€, mañana suben a 10000€ y pasado bajan a 1€, o incluso caen tanto que desaparecen. Si no, mira la reciente historia del par terra-luna. Una de las monedas más fuertes y en la que muchos inversores habían depositado su confianza y se va al garete de un día para otro. Tenía una moneda estable, TerraUSD (UST), cuyo valor siempre es 1$, por lo que eso y que era de las que más inversores tenía, hacía que fuera una moneda de confianza donde miles de inversores confiaron sus ahorros. Y por una serie de circunstancias, el precio cayó y actualmente, en vez de 1$, vale 0,0083$, más de cien veces menos.

Actualmente, cualquiera que quiera montar un negocio de este mundillo (o que no tenga que ver con este mundillo), puede financiarse con criptomonedas. Pone su plan de negocio en alguna web al efecto, crea su propia criptomoneda (tokens) que pone a la venta y si consigue convencer a la gente, obtiene la financiación para montar el proyecto. Si el proyecto va bien, los tokens pueden subir de precio, por lo que lo hace atractivo para los inversores. Si va mal, la moneda bajará, es un riesgo. Y si va rematadamente mal, pues la moneda desaparece y pierdes tu dinero. Adicionalmente, hay gente malintencionada que pone su plan de negocio, pone a la venta la criptomoneda y desaparece con el dinero cuando ha conseguido venderlas. El riesgo aquí es que precisamente que estas monedas son muy «golosas». Son las que más pueden crecer si el negocio va bien. Suelen salir a venta con un precio muy bajo y suelen subir mucho y rápido si el negocio genera expectación.

El siguiente problema es el de la seguridad. El mundo de las criptomonedas no está tan regulado como el sector bancario. Casi cualquiera puede abrir una web que trate con criptomonedas (un exchange, algún tipo de aplicación web, etc) cumpliendo un mínimo de regulación (o no) y desaparecer con todas las criptomonedas que hayan depositados sus clientes. O sin necesidad de hacerlo de forma maliciosa, la supuesta muerte de Gerald Cotten, único conocedor de las claves privadas de su exchange, hizo que se perdieran 180 millones de dólares en criptomonedas que sus clientes le habían confiado.

Y sin ir a estafas, las empresas de depósito de criptomonedas están expuestas a ataques de hackers. Todas ellas tienen más o menos sus mecanismos de seguridad, pero es frecuente oír noticias de hackeos a empresas importantes, como cripto.com. Es cierto que la empresa, si es seria, responde de las pérdidas y restituye a los clientes los fondos perdidos, pero claro, siempre que tenga fondos suficientes para ello, según la magnitud del hackeo.

También hay veces que una de estas empresas, por el motivo que sea, decide bloquear determinadas cuentas. Bien por sospechas de blanqueos de dinero, bien simplemente porque ve una avalancha de gente que retira fondos, tratando así de evitarlo. Por ejemplo, parece que ante la caída de bitcoin y demás criptomonedas estos meses, celsius está bloqueando cuentas, presumiblemente para evitar retiros. O el caso de binance, que también tiene varias historias de bloqueo de cuentas. El problema con estos casos es .. ¿a quién reclamas?. Si es España un banco te hace una faena de este estilo, puedes ir a la oficina del banco a montar el escándalo, puedes reclamar al banco de España (organismo central de toda la banca) o puedes poner una demanda judicial. ¿Cómo haces esto con una empresa extranjera, poco regulada y que seguramente no tiene oficinas en tu país?

Y luego están los hackeos contra tí como usuario. Pueden robarte tus claves de acceso a los exchanges con cualquiera de los mecanismos que usan los hackers y robarte tus criptomonedas. Y vuelves al punto anterior, ponte a reclamar. En un banco, según como sea el robo, el banco está obligado a responder de lo robado.

Así que si quieres invertir en criptomonedas, porque tienen también muchas ventajas y tiene pinta que van a seguir adelante y cada vez con más fuerza, debes tomar unas precauciones mínimas, por decirlo de forma suave.

La primera, invertir solo dinero que estés dispuesto a perder, que no te deje en la ruina si lo pierdes.

La segunda es que uses sólo sitios de confianza, que lleven un tiempo en el mercado, que se les vea más o menos fuertes, que no tengan muchas noticias de problemas por robos, bloquear cuentas, quejas de clientes, buscar opiniones de la gente, etc. Es decir, que debes investigar primero con qué exchange inviertes tus fondos.

La tercera es no poner todos los huevos en la misma cesta. Hay multitud de exchanges y criptomonedas. Meter todos tus ahorros en un único exchange y una única criptomoneda es como mínimo arriesgado. Puede salir bien, pero puedes perderlo todo.

Y la última, es que las claves de tus criptomonedas las tengas tú, dicho de otra forma, salvo pequeñas cantidades que necesites para ciertas cosas, es mejor que el grueso de tus ahorros los guardes en una wallet fría, es decir, un monedero de criptomonedas que esté en tu posesión y desconectado de internet. No los dejes en el exchange o web que uses. La seguridad en este caso sería cosa tuya, pero si no andas difundiendo en los bares que lo tienes y tienes varias copias en sitios distintos (no accesibles en internet) de tus claves, mientras no pierdas las claves, tendrás acceso a tus criptomonedas en un sitio u otro.

Una wallet fría muy usada son las Ledger. Aunque es un poco cara (unos 60€), merece le pena para tener seguros 1000€, 5000€ o 10000€ que tengas en criptomonedas.

También puedes usar lo que llaman wallet calientes. Son aplicaciones de móvil o tableta, o incluso plugins del navegador web, que puedes usar para guardar tus criptomonedas. Al ser dispositivos conectados a internet, lo mejor es ponerlo en dispositivos que ya no uses o uses poco. En cualquier caso, al igual que con las wallet frías, lo importante es guardar tus claves de acceso en un lugar seguro, más que la wallet (ledger o aplicación) en sí misma. Con las claves, siempre puedes comprar/instalar otra vez una wallet nueva y con las claves de la vieja, recuperar lo que había.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.