Diferencia entre inversión y especulación

A la hora de invertir, hay que tener muy en cuenta si realmente estamos inviertiendo o estamos especulando.

¿Cual es la diferencia?

Estamos inviertiendo si compramos algo que sabemos que con el tiempo va a valer más. Por ejemplo, acciones de una empresa que sabemos que le va a ir bien en el futuro y que va a seguir creciendo, o en inmuebles que sabemos que a la larga van subiendo de precio. Sobre todo si además las acciones nos dan dividendos o los inmuebles los ponemos en alquiler obteniendo así unas rentas periódicas.

Es decir, estamos comprando algo que a la larga valdrá cada vez más y no tenemos intención de venderlo solo porque suba de precio. Queremos tener algo que cada vez valga más y si nos da dinero periódicamente, mejor.

Especular, sin embargo, es tratar de prever, a corto plazo, si algo va a subir o bajar de precio, comprarlo cuando está barato y en cuanto suba de precio, venderlo.

Por ejemplo, si compramos gambas justo antes de Navidad para venderlas en Navidad, estamos especulando. Prevemos que van a subir de precio en unos pocos días y las compramos ahora para venderlas más caras poco después.

Esto, aplicado a acciones y bolsa, implica dos estrategias distintas.

Si queremos invertir en bolsa, debemos investigar la empresa concreta que queremos comprar. Ver si su negocio es sólido, si prevemos que tiene futuro y ver no solo si esa empresa va a seguir ahí sino si además va a crecer en el futuro. Esperamos entonces un momento en que las acciones de esa empresa estén a un precio razonable, las compramos y nos olvidamos de ello, las mantenemos durante mucho tiempo sin intención de venderlas.

Por supuesto, una vez compradas sus acciones, debemos hacer un seguimiento de la empresa, ver si sigue teniendo futuro o si las circunstancias cambian, para vender las acciones si vemos que la empresa equivoca su estrategia, si le sale una competencia fuerte que le va a quitar el mercado o si su negocio se vuelve obsoleto.

Si queremos especular en bolsa, debemos estar pendientes dia a dia de como van evolucionado los precios de las acciones. El precio sube y baja, mucho a veces en cuestión de horas. Esos cambios no reflejan la realidad de la empresa, sino más bien los «caprichos» de los vendedores y compradores de acciones, que les da a todos por vender o comprar a la vez por alguna noticia puntual. Si la acción de una empresa cae un 10% en un día, rara vez (o nunca), será porque la empresa realmente pierde su valor un 10% de golpe, sobre todo si es una empresa grande.

¿Qué estrategia es mejor?

Como siempre, va en gustos, y en mi caso van decantados hacia invertir en vez de a especular. ¿Por qué?

Especular requiere trabajo, estar día a día pendiente de las acciones y sus precios, si suben, si bajan y aprovechar el momento justo para comprar y el momento justo para vender. Y tiene una gran dosis de riesgo, podemos equivocarnos y la estadística dice que los que se dedican a esto se equivocan más que aciertan.

Invertir sin embargo, requiere conocimientos de como evaluar una empresa y su negocio, saber si va bien económicamente, si tiene beneficios, si los va a seguir incrementando en un futuro lejano y calcular cual sería un precio justo de la acción. Y a partir de ahi, esperar que la acción valga menos que ese precio justo y entonces comprar. Luego ya un seguimiento esporádico de la empresa para ver que sus cuentas de resultados van según lo esperado. Haces el trabajo una vez, al principio, no necesitas estar pendiente todos los dias unas cuantas horas. Estadísticamente este mecanismo suele dar buenos resultados.