Gestión activa y gestión pasiva: Fondos indexados

Como comentábamos en Fondos de inversión, para no tener que elegir nosotros en qué acciones concretas invertir, le dábamos el dinero a una gestora, normalmente un banco o a través de un banco, y sus expertos son los que deciden por nosotros en qué acciones invertir.

Sin embargo, hay otra posibilidad, que es invertir en fondos de inversión que siguen a un índice.

¿Qué es un índice?

Para ver como va la economía de un país, la bolsa de ese país, del mundo, o de los países desarrollados, de las empresas tecnológicas, etc, se han establecido unos índices que nos indican como van dichas economías. Veamos algunos ejemplos para tenerlo más claro.

¿Cómo va la economía española? Para ello se cogen las 35 mayores empresas de España atendiendo a determinados criterios y con ellas se hace un índice, el Ibex 35. En este índice están representadas esas 35 empresas, colaborando al índice cada una en función de su tamaño. Si el Ibex 35 sube, quiere decir que las 35 empresas que lo compenen, en promedio y de acuerdo cada una a su peso, están subiendo, es decir, la cosa va bien. Si el Ibex 35 baja, la cosa está yendo mal.

Y hay índices para aburrir, no sólo por países, sino por continentes, mundiales, tipos de empresa, etc. Por ejemplo, el NASDAQ tiene en cuenta las mayores empresas tecnológicas de Estados Unidos, el SP 500 las 500 mayores empresas de Estados Unidos, El EuroStoxx tiene en cuenta las mayores empresas de Europa, etc, etc.

¿Qué hace un fondo de inversión que sigue al índice?

Un fondo de inversión que sigue a un índice únicamente se dedica a comprar, en la proporción adecuada, las acciones de las empresas que corresponden a dicho índice. Un fondo de inversión que siga al SP 500 comprará acciones de las 500 empresas más grandes de Estados Unidos, en la misma proporción que dichas acciones contribuyen al índice

El rendimiento del fondo de inversión será muy similar al del índice. Este tipo de fondos son los fondos indexados.

¿Cuál es la ventaja de los fondos indexados?

En los fondos normales, un gestor (una persona o grupo de personas) deciden qué comprar para el fondo. Esas personas tiene que estar estudiando contínuamente el mercado, las empresas y la situación económica general para decidir qué acciones pueden ser las mejores y cuales no. Y a esas personas hay que pagarles su trabajo.

En un fondo indexado simplemente hay que comprar las acciones del índice. No necesitamos un grupo de expertos pendiente todo el tiempo de los mercados. De hecho, un ordenador puede hacer el seguimiento del índice y comprar acciones según vaya evolucionando el índice, para mantener siempre la proporción correcta. Estos son los famosos roboadvisor que algunos bancos empiezan a ofrecer. Nos ahorramos el coste del grupo de gestores.

Los primeros fondos, con gestores, son los llamados de gestión activa. Gente pendiente del asunto para tomar decisiones. Los fondos indexados también se conocen como de gestión pasiva, no hay que tomar decisiones, sólo copiar al índice.

Las comisiones

Para pagar a los gestores, habitualmente no les pagamos dinero directamente, ni nos cobran comisiones. Simplemente nos descuentan un procentaje del rendimiento de nuestro fondo siempre, independiemente de que el fondo gane o pierda.

Por ejemplo, si la comisión de los gestores es del 2% y nuestro fondo ha tenido un rendimiento del 10%, en todos los informes aparecerá que el rendimiento del fondo ha sido del 8%. Y si el rendimiento del fondo es negativo, -10% por ejemplo, en todos los informes saldrá que es del -12%.

Un fondo indexado también tiene unas comisiones de este estilo, pero son, o deberían ser, mucho más bajas. Mientras que un fondo de gestión activa (con gestores) puede tener comisiones superirores al 1%, no siendo raros valores cercanos al 2%, un fondo indexado suele tenerlas inferiores al 0,5%, no siendo raro valores de 0,2%

¿Qué ventajas tienen los fondos de gestión activa?

Teóricamente los gestores deberían hacerlo mejor que el índice correspondiente y obtener rendimientos más altos que los fondos indexados. Pero esa es la teoría.

Los estudios estadísticos dicen que muy pocos fondos de gestion activa (aproximadamente un 17% de los fondos en Estados Unidos) suelen superar año tras año a los de gestion pasiva o indexados. Puede que algunos años concretos lo hagan mejor y tengan rendimientos más altos, pero en general, su rendimiento es inferior al del índice.

También dependen mucho del gestor. Quizás un fondo de gestión activa va bien año tras año porque tiene un buen gestor, pero quizás el año que viene el gestor cambie de empresa y sea reemplazado por otro que no es tan bueno.

Así que un fondo de gestión activa puede ser bueno si eres capaz de elegirlo bien entre los pocos que van mejor que los índices y si estás más o menos pendiente de qué gestores lo llevan. Si no, suele ser mejor un fondo indexado que siga a un buen índice. Es más barato en comisiones y en promedio da mejores resultados que la mayoría de los fondos de gestión activa.

Ojo con los bancos. Muchos ofrecen ahora fondos indexados, pero el banco cobra una comisión relativamente alta. Un fondo indexado no debería tener comisiones por encima del 0,5%.

¿Qué índices son buenos?

Si queremos un fondo indexado, debemos elegir qué índice queremos seguir. Puedes por un lado ver qué tipo de empresas sigue el índice y estudiar si crees que ese índice va a ir bien o mal a largo plazo. Por ejmplo, hemos dicho que el NASDAQ sigue las empresas tecnológicas de Estados Unidos. ¿Crees que a empresas del estilo Google, Microsoft o Apple les va a ir bien en el futuro? Si es así, el NASDAQ siguiendo este criterio, puede se run buen índice. Y no tienes que pensar si a Google en concreto le va a ir bien o mal. Si Google va mal, acabará saliendo del índice y será reemplazada por otra empresa tecnológica. Así que lo que tienes que pensar es si ese «tipo» de empresas (tecnológicas) tiene futuro.

Otro posible criterio para elegir es ver el histórico de ese índice a largo plazo. Lo que haya pasado en el pasado no quiere decir que se vaya a repetir o que no cambie en el futuro, pero puede darnos alguna «pista» de si el índice es bueno o malo.

Por ejemplo, el histórico del SP 500 en el siguiente gráfico

Evolución SP 500

Puedes ver que salvo períodos de bajones, correspondientes a alguna crisis, y el tiempo que tarda en recuperarse, el gráfico en general va subiendo año tras año. Este índice es un buen índice y es, de hecho, el índice que casi todos los expertos aconsejan seguir.

Sin embargo, el Ibex 35 del siguiente gráfico

Evolución Ibex 35

Ves que no tiende a ir subiendo con el tiempo. De hecho, tuvo un máximo en 2008 y ahora, 2022, está casi a la mitad. Si hubieran invertido en este índice, habrías tenido unos rendimientos muy pobres, si no negativos según en qué momento hubieras invertido.

Resumiendo, un fondo indexado con un buen índice es en general mejor opción que un fondo de gestión activa, salvo que estés dispuesto a buscar un fondo de gestión activa que lo haga mejor que el índice correspondiente y una vez comprado, a hacer seguimiento del mismo por si las condiciones varían.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.